“Dulce y salada” Una relación profunda entre los seres humanos y el agua

“Dulce y salada” Una relación profunda entre los seres humanos y el agua

“Dulce y salada” Una relación profunda entre los seres humanos y el agua

Producción de  Croma Taller Visual, Orgánica Digital, y Fundación Chasquis,  donde el fotógrafo colombiano Jorge Panchoaga nos muestra no sólo un valioso retrato de los habitantes de Nueva Venecia, sino la relación profunda que los seres humanos podemos tener con el agua y la naturaleza, por medio de un trabajo de 9 años en este municipio palafítico, ubicado en la Ciénaga Grande de Santa Marta.

Fotografía: Jorge Panchoaga

Como el mismo  artista lo describió en su lanzamiento, el pasado  16 de mayo en la Cinemateca Distrital, “Dulce y saladano busca convertirse en una etnografía de la población de Nueva Venecia, este proyecto nos muestra además del retrato cercano de las familias de pescadores y sus luchas, la relación que pueden llegar a tener los seres humanos con el agua y nuestro tiempo humano ligado y dependiente a un contexto ecológico, por medio del registro de una de las últimas ‘culturas anfibias’ del país.

Durante 9 años, el también antropólogo de la Universidad del Cauca, retrató a los  pescadores de este pueblo, conviviendo de forma cercana con los pobladores de esta zona habitada desde 1847. Llama la atención que a diferencia de otros trabajos que se han realizado para este municipio y donde se han captado con viveza los colores de sus casas sobre el agua, en esta oportunidad se puede observar una Nueva Venecia a blanco y negro. Pasando por encima de las emociones que pueden generar estas impresiones y que el municipio en sus comienzos no tenía, “Nueva Venecia era marrón”, como dijo uno de sus pobladores a Jorge.

De esta forma uno puede concentrarse en gestos, sombras, formas, o subjetivamente cada uno podrá descubrir detalles que conectan al humano quizás con ese ser ancestral que perteneció al agua, y reflexionar acerca de nuestra relación con la naturaleza, nuestra dependencia y efectos, así como recordarnos “nuestro limitado tiempo humano”.

“Dulce y salada” es poesía traducida en diferentes plataformas y recursos como:  fotolibro, web, obra sonora, una exposición compuesta de fotos, audios y vídeos, intervenciones en espacios urbanos, cartas tipológicas y ambientales, y un cortometraje.

Es momento que ingreses a http://www.dulceysalada.com/ y disfrutes de esta obra, como dato interesante a medida que vayas viendo los vídeos de la web, obtendrás recompensas y al final podrás descargar la banda sonora del proyecto.

 

Back to Top